Trabajar la transformación


Vivimos inmersos en la era del cambio, la impermanencia y la incertidumbre.

Esto nos empuja a transformarnos y reinventarnos una y otra vez, tanto en lo personal como en lo profesional.

Podemos elegir mirar hacia otro lado y no querer formar parte de esta realidad inexorable, pero antes o después a cada uno nos tocará hacerle frente.

Una peculiaridad que hace realmente particular esta época es la increíble dependencia que hemos ido adquiriendo como individuos, de la aprobación y del juicio de los demás. Esa necesidad acrecentada de formar parte de un grupo o comunidad y ser validados por el resto de sus integrantes.

Está palpable y latente en las “Redes Sociales” y pragmáticamente en algunas cuestiones como optar a un puesto de trabajo. Aquí el juicio ajeno cobra una relevancia a mi entender, nunca vista.

La imagen social o estatus viene determinada, en muchas ocasiones, por el puesto de trabajo que se ocupa, por los títulos que se ostentan o por el salario percibido y no siempre se constata con el “valor personal” del individuo.

Juzgamos, suponemos, criticamos y cuestionamos continuamente; evaluamos y etiquetamos actos y palabras ajenos mientras que nosotros mismos somos juzgados y evaluados paralelamente.

Esto condiciona de manera implacable nuestro comportamiento, sometido a una presión social omnipresente y destructiva.

Esta actitud hace que se esté construyendo una especia de velo denso y áspero que nos engloba a todos, nos limita y nos anula en la misma proporción que nos condiciona.

Nos va conteniendo en diferentes casillas o apartados en función de los diferentes tipos de individuos que la sociedad va clasificando, atendiendo a los diferentes criterios de moda.

La transformación del paradigma laboral ha llegado de golpe y sin aviso, tanto en las formas y los procesos como en la propia estructura y sus conceptos.

No ha quedado espacio ni tiempo para las dudas o titubeos, o te unes o te quedas atrás.

Toca adaptarse y transformarse, pero sin olvidar quien eres, por qué haces lo que haces y para qué lo haces. Trabajar ese cambio desde la presencia plena, desde la conciencia de tu propia esencia.

Algunos grupos de personas tratan de encajar constantemente en el criterio que los agrupa para no desentonar y pasar desapercibidos. Para no ser llamados al orden o puestos en evidencia por no seguir la norma o la opinión del Influencer de turno.

Estamos en una sociedad que cada vez más quiere parecerse a sí misma, ser diferente de las sociedades de otros tiempos y a la vez, permanecer de moda sin límite de tiempo.

Pero creo que también es ahora cuando, desde el umbral de la persona, como ente independiente, se toma conciencia de que el cambio personal no va a venir de fuera.

La necesidad de transformarse y adaptarse no va a cruzar la multitud; no se va a abrir paso entre los diferentes individuos y va a llegar como por arte de magia a cada uno de nosotros.

Estamos tomando conciencia de que el cambio verdadero y profundo ha de salir de cada uno.

No puedes esperar que algo cambie si tú no formas parte del cambio.

Y para eso se ha de dar la Transformación.

En lo más profundo de nuestro ser habita la conciencia más sutil de la Existencia. Ahora es cuando empezamos a comprender que no somos sencillamente la persona que trabaja en una u otra empresa, que sale a practicar bicicleta de montaña o que nació hace determinado número de años.

Todo eso es el disfraz, la máscara. Etimológicamente, persona significa máscara.

En nuestro interior hay mucho más. Algo profundo pero latente y es la propia Vida. La conciencia más allá de la identidad con nuestra forma, con la forma con la que nos mostramos al mundo.

Cuando te das cuenta y haces consciente la manera en la que te muestras, puedes apreciar que se trata de una ilusión. Lo que interpretas de este mundo es un sueño, no es la realidad. Es tú realidad, tu percepción sometida a tus filtros, experiencias, creencias, expectativas y un largo etcétera.

La transformación comienza cuando asumes que vives la realidad que estás creando a cada momento.

Toda esta perorata pseudo-filosófica no significa que debas hacer una u otra cosa. Sólo pretende poner de manifiesto que ni tú ni yo vivimos tan conscientemente nuestra vida.

Concretando la cuestión;

¿Cuánto pesa el criterio y el juicio de los demás en tus decisiones?

¿Cuántas de ellas quedan supeditadas al que pensarán o qué dirán…?

¿Qué capacidad de decisión tienes en tu vida profesional y personal?

Todo en nuestra vida está expuesto a razonamientos externos, a juicios y evaluaciones.

La transformación se da cuando sabemos que todos esos aspectos externos dependen de la importancia y el peso que nosotros le otorgamos. Cuando hacemos consciente qué es lo que hay en nosotros que nos inclina a pensar como pensamos.

El verdadero valor de la Transformación es el cambio que se produce en tu Self, en el interior de tu propio yo, cuando revisas todo cuanto has hecho y percibes cuánto has decidido hacer libremente y cuánto has hecho condicionado.

En esta toma de conciencias percibes que tu mundo, tu forma de ver y entender la vida puede ser libre.

Estamos viviendo en primera persona una era de transformación a todos los niveles y se hace especialmente significativo hacerlo de manera plena, con presencia y consciencia para elegir desde dónde y hacia dónde queremos llevar nuestra experiencia de vida.

No tienes que hacer caminos de Santiago, ni retiros ni nada que no sientas. Solamente saber reconocerte a ti mismo, en aquello que decidas emprender.

“Con saber reconocerte ya te habrás transformado”

Por Paloma García de la Fuente, escritora y coach de mindfulness (IG:@palomagdelafuente) y

Nacho Hernández, mentor y consultor de marketing estratégico.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: José Ignacio Hernández Palomino.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Host-Fusion que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.