Siete enemigos a batir y ser más productivo (VII y fin)


Las RRSS, el correo electrónico y la mensajería instantánea.

Con la llegada de Internet han ido irrumpiendo en nuestra vida diaria elementos muy novedosos respecto a la forma de mantenernos informados en el día a día. Hasta hace relativamente poco, para permanecer al tanto de la información más relevante y actualizada, se escuchaba la radio o se veía la TV a las horas de emisión de los telediarios.

En algunas oficinas, algunos escuchaban la radio o leían el periódico durante el descanso del desayuno. Ahora, la inmediatez de los nuevos medios hace que puedas estar constantemente pegado al ordenador o al móvil recibiendo información actualizada al instante.

En la comparación del antes y del ahora, salimos netamente beneficiados en la inmediatez de las noticias; la tremenda disponibilidad existente en Internet hace que podamos recibirlas desde innumerables canales digitales, además de la clásica TV y radio.

Pero de cara a la productividad, a rendir más, salimos netamente perjudicados pues ya no hacemos un uso racional de estos medios, sino que nos pasamos eternidades consultando irrelevantes comentarios de nuestro círculo de amigos o familia o leyendo bulos y contra informaciones en las redes sociales.

La mensajería instantánea nos absorbe océanos de tiempo que podríamos dedicar a sacar adelante las tareas que nos proponemos diariamente. Cada vez que visitamos Whatsapp, podemos estar hasta doce minutos visionando fotos de la barbacoa de hace tres veranos, o los chistes del gracioso del grupo, por poner dos ejemplos típicos.

Vector de Logo diseñado por Freepik

Las redes sociales no van a la zaga y nos dedicamos a seguir a todo aquel que nos ha contado un chiste gracioso o ha puesto a parir al político de turno. Después de visitar las RRSS, es posible que no reanudemos la actividad realmente productiva hasta pasados 20 ó 25 minutos. Eso, día a día puede suponer muchísimo tiempo.

Por último, el correo electrónico ha empezado a ser como el buzón de casa, una especie de receptáculo donde van a parar ingentes cantidades de mensajes, la mayoría absolutamente prescindibles. Pero, en vez de tirar a la papelera la propaganda, nos quedamos un buen rato todos los días revisándola.

Consejos para la erradicación de adicciones a los nuevos medios

  • Desactiva todas las notificaciones de tu Whatsapp o similares. Silencia tu móvil mientras estés trabajando.
  • Desactiva alertas o notificaciones de las RRSS en tu PC, Tablet o SmartPhone.
  • Dedica una sola vez al día y solamente una a consultar las RRSS y hazlo por un tiempo máximo de 20 minutos. Si tienes que publicar, entra, programa la publicación y sal. No te enredes a ver “cómo está el patio”.
  • Lee el correo electrónico una vez al día y en momentos en los que la actividad decae, como al final de tu jornada. Plantéate contestar a cinco y solo cinco mensajes al día, como máximo.
  • Créate una regla en tu aplicación de correo para enviar a la papelera cualquier mensaje fuera de tus contactos más habituales.

Y si quieres comprobar cuánto tiempo estás al día “colgado” de tu móvil y/o de las redes sociales, echa un vistazo a este enlace. Incluso puedes bajarte aplicaciones que te racionan el uso de la mensajería instantánea o el uso del móvil.

Haz la prueba y sé sincero contigo mismo, respondiendo…:

¿Eres un adicto a las RRSS y a la mensajería?

Nos vemos la semana que viene.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.