Siete enemigos a batir y ser más productivo (V)


La falta de enfoque

Hoy me gustaría hablarte de uno de los problemas más ocultos y, sin embargo, más preocupantemente eficaz a la hora de impedirte ser productivo. No tener enfoque. Ahora preguntarás, ¿qué es para tí el enfoque? Muy bien, pues vamos a por ello.

Cuando tengo que dar una definición muy clara de algo, me gusta describir lo que sería lo contrario de ese concepto. En este caso, para mí, lo más contrario al enfoque es la dispersión. Vamos a ver algunos ejemplos:

  • Trabajar durante 5 días seguidos en una tarea que a lo sumo llevaría dos terminarla
  • Esperar la respuesta de alguien a quien has consultado algo por más de un día
  • Tener cuatro o cinco asuntos “urgentes” diaria y contínuamente
  • Diseñar una estrategia, marcar los objetivos y abandonarla al segundo día
  • Analizar contínuamente el proyecto para ver por donde puede fallar

Y podríamos hacer la lista interminable.

Estos ejemplos son síntomas claros de dispersión y, por tanto, de falta de enfoque.

Enfocarse en algo es ser capaz de ver claramente. Ver entre un montón de temas y objetos que “revolotean” por nuestro día a día y no perder de vista el objetivo final. Es como trazar un túnel que, atravesando obstáculos y barreras, nos deja ver la luz al otro lado.

Para ello, lo más eficaz es mantener en mente tu objetivo principal. Te sugiero dediques un tiempo diariamente a visualizar ese objetivo. Te invito a sentir, a vivenciar el momento en el que se cumple la meta que te has marcado. Se trata de convertir en un hábito la visualización de la consecución de tus metas. Las cosas tardan un tiempo en realizarse y merece la pena el esfuerzo de mantener el foco en el objetivo final para no dispersarse con las cosas del día a día.

Pixabay. Autor: Geralt

Mantén toda tu atención en las tareas que te encomiendas diariamente. Cuando te sientas cansado o frustrado, para. Para y visualiza. Haz el esfuerzo. No reacciones ante un acontecimiento o revés repentino. Date cinco, diez minutos. Busca un lugar tranquilo, si es preciso, y visualiza el objetivo. Sé consciente de tu trabajo y de todo lo que has conseguido. Los problemas, los reveses, no hacen sino ponerle a prueba a uno. Superar obstáculos te hace mejor. Un problema es una oportunidad única de seguir mejorando.

Un obstáculo en el camino es también el camino.

Ryan Holiday. Consultor y empresario.

Toma conciencia y enfócate. Pronto habrás superado el problema. Como dice Holiday, si el obstáculo estaba en el camino, es que era también el camino.

Adelante.

Te espero la semana que viene.

Opt In Image
¡¡Unete L&NM ahora!!

· Cuando creas que has tocado techo

· Si no sabes por dónde seguir

· Si crees que los resultados son mejorables pero no das con la tecla

· Si te has estancado y  lo modificas todo contínuamente...

¡SUSCRIBETE!

Y encuentra una solución rápida, viable y efectiva para tus objetivos.

PORQUE COMPARTIR ES AMPLIAR CONOCIMIENTO

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.