Siete enemigos a batir y ser más productivo (IV)


El afán de Perfección

“Puedo aceptar el fracaso. Todo el mundo fracasa en algo. Pero lo que no puedo aceptar es no intentarlo”

Michael Jordan. Ex-jugador de baloncesto NBA de los Chicago Bulls.

Esta frase, pronunciada por, para algunos, el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, resume lo que te quiero contar en esta publicación.

Cuando se trata de conseguir que un proyecto eche a rodar, que vaya cogiendo forma y se desarrolle… para que un sueño se cumpla hay que llevar la idea a la realidad. No te puedes pasar todo el día pensando en el cómo. Llega un momento en que te tienes que lanzar. Cuando has terminado el plan no puedes volver a revisarlo antes de empezar tratando de controlar hasta el último detalle que todo vaya a salir bien. Tienes que empezar.

Se trata de lo que últimamente se denomina la “acción imperfecta”. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que se vayan a hacer las cosas de cualquier manera. Es, simplemente, tomar conciencia de que hacer algo puede provocar errores o equivocaciones pero, aún así, se lleva a cabo. Estaremos de acuerdo en que siempre vale más hacer algo imperfecto que estar una vida pensando en cómo hacerlo para que salga perfecto, para que no falle… y no llevarlo a cabo nunca.

Soy un apasionado de la Aeronáutica y de todo lo relacionado con ella. Me ha llamado siempre mucho la atención todo el trabajo (ingente cantidad de trabajo) que hay detrás de la organización de un simple vuelo. Aunque sea de una corta distancia, la programación de un vuelo conlleva un sinfín de tareas y personas coordinadas. Desde la mera venta de los pasajes, pasando por el mantenimiento de la nave, la limpieza, catering, el equipaje… hasta que se consigue que la Torre dé pista y autorice a volar el avión, un sinfín de tareas y personas han de sincronizarse para que se lleve a cabo. La sola idea de realizar todo resulta agotadora… pero los aviones vuelan, la gente vuela, las agencias venden pasajes, los aeropuertos funcionan. Con errores, con olvidos, con retrasos. Muy imperfecto y muy mejorable… pero volamos.

Pixabay. Autor: Holgi

Muchos de nosotros, cuando hemos tenido un proyecto o idea de negocio entre manos, hemos dado vueltas y vueltas planificando, ideando y aguardando el mejor momento para salir al mercado. Pero, ten en cuenta lo siguiente: si estás aguardando el mejor momento, verás que…:

  • El mercado nunca será lo suficientemente grande
  • El inversor que has encontrado no te dará todo lo que pides
  • Nunca satisfarás a todos los clientes
  • No todo el mundo te apoyará incondicionalmente
  • Las previsiones te fallarán a corto, medio y largo plazo
  • Tu producto no funcionará como lo has diseñado (no será perfecto)
  • No hallarás fans entre tus socios

Pase lo que pase, se presente la cosa como se presente, busca la acción. Hazlo… tira a canasta. Si se sale del aro, pues ya buscarás otro tiro, pero hazlo. No esperes un mejor momento porque no llegará nunca. No existe el momento perfecto. Existe el momento y cuando ya creas que tienes que hacerlo, pues adelante sin dilación.

Acción, como sea, pero acción.

Hasta la semana que viene.

Opt In Image
¡¡Unete L&NM ahora!!

· Cuando creas que has tocado techo

· Si no sabes por dónde seguir

· Si crees que los resultados son mejorables pero no das con la tecla

· Si te has estancado y  lo modificas todo contínuamente...

¡SUSCRIBETE!

Y encuentra una solución rápida, viable y efectiva para tus objetivos.

PORQUE COMPARTIR ES AMPLIAR CONOCIMIENTO

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.