Emprendimiento y Mindfulness


Comenzar a hacer una determinada cosa que requiere esfuerzo y trabajo. Suele referirse normalmente a un negocio o empresa. Eso es emprendimiento.

Habitualmente nos aventuramos a este propósito cuando algo es importante para nosotros. Cuando encontramos que podemos ser capaces de cambiar algo en beneficio propio y de los demás.

Emprender requiere iniciativa y valor para tomar acción y llevar a la práctica “una idea”, es decir, crear una empresa o negocio. Al mismo tiempo lleva implícito un riesgo, dificultad o peligro.

Cualquier cosa que imagines tiene su origen en “una idea”, mira a tu alrededor y observa los coches, la silla en la que estás sentado, el ordenador con el que trabajas…todo se inició como un pensamiento o posibilidad en la mente de alguien.

Alguien que como tú, se inspira en poder ayudar a los demás, en ser de utilidad a la sociedad. Alguien cuyo propósito es que todas las partes salgan ganando. Alguien para quien el servicio a los demás es la mejor de sus metas.

Esa persona tiene que poner su intención y su acción hacia el objetivo de convertir esa ilusión creada en su mente en algo real, tanto si es un producto como si es un servicio.

La consecución de este tipo de logros se hace posible cuando se añade pasión, trabajo, recursos y fe en el proyecto. Y se encamina correctamente desde una buena planificación y ejecución, además de poner a prueba nuestra creatividad, nuestra adaptación a los imprevistos e, importantísimo, nuestra aceptación consciente y real de lo que aparece en cada etapa del proyecto.

El mindfullness es atención plena o plena conciencia.

De todas las definiciones, esta me parece muy adecuada:

Prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación.

(www.mindfullness-salud.org)

Si bien aún no podemos encontrar un acuerdo completo entre la literatura psicológica y la médica respecto de este término, no obstante sí lo hay para definir sus características:

1) Enfoque principal en el momento presente.

2) Puede y debe ser desarrollada en la actividad cotidiana y no solamente en el momento de meditar.  

3) Mejora mediante el empleo de los puntos de apoyo de la meditación, como la respiración.

4) Su práctica requiere un compromiso consciente y constante

5) Se enfoca en la observación de los procesos sensoriales y cognitivos.

Todas estas características provienen del budismo. En sus diferentes formas, la técnica de meditación originada hace 2500 años por Sidhartta Gauthama, el Buddha, se concentra en la observación consciente de la relación mente-materia.

Nuestra mente es la responsable de las emociones y sentimientos de apego o aversión que manifestamos ante las circunstancias de la vida.

Estamos constantemente reaccionando (shankara) a los eventos que vivimos. Queremos que pase lo que no pasa, queremos que no ocurra lo que ha ocurrido, deseamos volver a ver a tal persona que ya no nos quiere ver, deseamos no estar con quien estamos, etc. etc.

Todo ello nos conduce por la vida como montados en una montaña rusa de emociones, frustraciones, ansias y angustias, afectando nuestra vida en todos los planos: personal, profesional, familiar, etc. En muchas ocasiones somos secuestrados por estas emociones, que nos arrastran sin control alguno por nuestra parte.

Resulta evidente que cualquier persona que no tenga armonía en su interior acabará demostrándolo en todas las facetas de sus relaciones, y la profesional puede que sea una de las más afectadas.

¿Qué tal si abrazamos ambos conceptos para llevar nuestros objetivos a otro nivel?

En lo referente al emprendimiento, a la gestión de una empresa o de un proyecto de negocio, saber gestionar nuestras emociones sería una herramienta valiosísima… en caso de disponer de ella y de ponerla al servicio propio y de los demás.

La mayoría de nosotros andamos siempre demasiado ocupados para invertir en nosotros mismos y dedicarnos unos minutos al día a observarnos y a auto-conocernos.

Nos olvidamos de algo fundamental, “nadie puede dar lo que no tiene”.

Por lo tanto, invertir en tu crecimiento, mejora y desarrollo personal, afectará directa y explícitamente en todo aquello que hagas y con todos aquellos con los que interactúes.

En ocasiones elegimos ser más ejecutivos mientras nos devanamos los sesos sin resolver nada; creemos ser más eficaces mientras los problemas se nos van acumulando; pretendemos ser pacientes mientras la ansiedad nos gana la partida.

Y todo ello ¿para qué…?, ¿con qué propósito?

Quizás para evitar responsabilizarnos de nosotros mismos, puede que, para evitar decidir, no vaya a ser que no le guste al jefe, al marido, a la esposa, … es imposible complacer a todo el mundo y afrontar nuestras propias circunstancias vitales al mismo tiempo.

¿UNA HUIDA HACIA ADELANTE?

Tratamos de ser felices al mismo tiempo que constatamos que legiones de demonios alados custodian el baluarte donde nos han dicho que hay que subir para conquistar la felicidad.

Es muy difícil vivir así, en pos de unos sueños como el que va tras la zanahoria colgando del palo.

Emprender un proyecto, gestionar un negocio, una empresa, cumplir objetivos, cumplir sueños, en definitiva, requiere un esfuerzo consciente, sistemático, arduo y persistente… pero factible.

Los sueños son únicos e intransferibles; no dejes que el éxito te lo determinen otros; hazlo tú mismo en función de tus logros y tus propósitos de vida. La felicidad debería manifestarse y brotar como consecuencia de ser capaces de EMPRENDER nuestro propio camino desde esa IDEA, nacida desde la CONSCIENCIA PLENA, alimentada con ilusión, con PLANIFICACIÓN, con una intención firme, creativa y bondadosa.

La toma de consciencia, la vida plena y presente, la gestión emocional y todo lo que aportar el Mindfulness supone un cambio de percepción y respuesta que puede marcar una gran diferencia en tu vida y en tus relaciones.

Porque LA VIDA Y TODA SU GRANDEZA no son una meta que alcanzar, sino una manera de transitar esta maravillosa aventura.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: José Ignacio Hernández Palomino.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Host-Fusion que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.