Aquí y ahora vs planificación y previsión


“El objetivo de la vida es nacer plenamente, pero la tragedia consiste en que la mayor parte de nosotros muere sin haber nacido verdaderamente.

Vivir, es nacer a cada instante”.

Erich Fromm

Con esta premisa de cabecera, no parece muy claro a qué debemos atenernos. ¿Deberíamos atender al instante presente o quizás a esa planificación de objetivos que me ayude a verificar que he vivido a través de los propósitos cumplidos?

Planificar, prever, prevenir… El control, la preparación… Es como querer manejar un coche teledirigido pero sin los mandos.

Pero el futuro se prepara desde el Presente…

La vida siempre se manifiesta aquí y ahora y la vivimos en la medida en que somos capaces de hacernos conscientes de ella en el momento en el que tiene lugar, instante tras instante.

Nuestra mente nos lleva de manera automática a recordar el pasado o a imaginar un futuro deseado, planeado o incluso temido.

Desde nuestro momento presente podemos dar un nuevo sentido a nuestro pasado y al mismo tiempo, crear, planificar y desarrollar infinitas posibilidades.

Aceptando como cierto que la presencia es infinita en tanto que se va desarrollando con cada soplo de aire, ya sea con nosotros o en nuestra ausencia. Con flexibilidad, con capacidad de improvisación y adaptación, con curiosidad y apertura hacia los cambios y los posibles imprevistos.

Sólo estando plenamente presentes ampliamos nuestro campo de atención y nuestra creatividad hacia un horizonte cargado de oportunidades.

Aceptando lo que hay como punto de partida para enfocarnos y planificar nuestros propósitos y metas, trazando una hoja de ruta consciente desde la presencia y el equilibrio.

Vivir el momento, disfrutar ahora.

Desde pequeños se nos enseña a prepararnos para el futuro haciéndonos recordar acontecimientos pasados.

El pasado ya aconteció y el futuro aún no ha ocurrido. El momento presente es lo único real. Sin embargo, la mayoría de nosotros pensamos casi todo el tiempo en el pasado y con éste, creamos las expectativas para el futuro.

Y así hacemos en todas las facetas de nuestra vida. En el plano profesional, tampoco es diferente.

Cuando tienes un empleo, normalmente quien te paga te da unas directrices claras y sabes a qué atenerte. E incluso puede que tengas pocas posibilidades de salir de esas directrices.

Pero si trabajas por tu cuenta es cuando te pueden asaltar las dudas con respecto a qué hacer. Tomar decisiones se antoja incómodo, estresante. Analizas y vuelves a analizar y te cuesta poner foco en las cosas.

Te tornas inseguro y dudas siempre de lo que decides. 

Porque tu mente quiere controlarlo todo

De Pixabay. Author: Xusenru

Necesitas estar seguro de todo, planificarlo todo, que no falle nada…

Empiezas a alargar tus jornadas porque te cuesta madrugar, abandonas tus aficiones, recortas tiempo con la familia…

Es la cultura del sacrificio, del trabajo duro. Preocupaciones, estrés… y la mirada fija en un futuro cada vez más incierto y lejano.

Vivir el momento no significa hacer lo que quieres cuando quieres. Tiene que ver con no pensar tanto y vivir más; disfrutar de lo que estás viviendo, cuando lo estás haciendo. No preocuparse, sino “ocuparse” cuando sea necesario. Darte tiempo y permiso. Disfrutar de quedarte embelesado escuchando música, ir a pasear sin pensar en las tareas de mañana o de la semana que viene, ver amanecer y disfrutar del canto de los pájaros…

Vivir en el presente también requiere que tengamos esperanzas y sueños. Ellos serán nuestro motor y nuestra energía.

No hablo de las esperanzas y los sueños con los que estamos obsesionados cada minuto de cada día, hablo de las cosas que nos mantienen avanzando y nos permiten trabajar. Si no tenemos un destino o propósito, a menudo podemos sentimos vacíos y apáticos.

Entonces … ¿vivir el presente o planificar el futuro? ¿Por qué tiene que ser lo uno o lo otro? ¿qué tal si elegimos ambos?

Tomemos un proyecto de negocio como ejemplo, y distintas posibilidades;

·        Dejo mi trabajo e invierto mis ahorros (o voy al banco) para crear mi propia empresa.

·        O puedo esperar un poco, seguir trabajando para ahorrar algo de dinero y disfrutar del proceso de planificación de mi empresa sin apresurarme.

La elección de dejar mi trabajo ahora y hacer realidad mi propia empresa puede ser más emocionante a corto plazo, pero ¿cuál te da más tranquilidad?

Creo que la respuesta a esta pregunta depende en gran medida de qué tipo de persona eres. Algunas personas no tienen escrúpulos en hacer las cosas por impulso; a otras les gusta adoptar un enfoque más estratégico.

Pero escucha..:

No hay nada correcto o incorrecto a la hora de hacer algo

La excesiva planificación

También existe el otro extremo de la escala: la excesiva planificación. Demasiada planificación nos hace cuestionarnos a nosotros mismos; ¿es lo que realmente quiero? ¿por qué hago esto? Quizá debería hacer otra cosa… ¿Podré realmente hacerlo…?

En muchas ocasiones tanto análisis nos paraliza y acabamos aplazando nuestros sueños a un momento mejor, a tener las cosas más claras, a estar más seguro…

Pensamos en el futuro en casi cualquier circunstancia. Resulta complicado vivir en el momento presente cada segundo de cada día, pues tenemos que hacer cosas que no queremos, más tarde o más temprano. Y, a veces, tenemos que consensuar con otras personas. Son dos caras de una misma moneda; la sempiterna dicotomía:

Presente y espontaneidad – Futuro y planificación

Entonces, ¿cuándo debemos vivir en el momento presente o planear el futuro?

Esta pregunta es difícil de responder y depende de lo que quieras obtener. Los sueños y las metas son importantes para escalar etapas. Sin embargo, estos objetivos son absurdos si deseas alcanzarlos sin disfrutar del recorrido. Si no aprecias la calidad del viaje, ninguno de estos objetivos tiene sentido.

Y… ¿Qué pasa si fallas? ¿Qué pasa si no alcanzas la meta? Pues, la verdad es que si vives ese momento, sencillamente, el mundo no se acabará y el planeta seguirá girando aun cuando tus sueños no se cumplan.

 Entonces…

¡El viaje merece la pena!

Y, vivir el momento presente ¿…es bueno?

1) El Ahora es lo único que puedes controlar

No importa cómo planifiques, nunca sabrás con certeza cómo será tu vida, no sabes cómo irá tu negocio, ni cuantos intentos fallidos necesitarás hasta alcanzar el éxito. No lo sabes hasta que llega ese momento, hasta que adaptas y corriges la estrategia conforme a la experiencia, al camino andado, a las dificultades resueltas.

Aceptar. Cortesía de Pixabay. Autor: Picsxel

El momento que vives ahora es el único momento en el que puedes actuar. Puedes optar por observar y fluir en el presente para aprender todo aquello que se te está mostrando, ya sea en tu área personal o profesional; todos tenemos ambas y somos UNO con toda nuestra complejidad.

O puedes elegir no estar presente.

Ten claro, además que, aun planificando tu futuro, lo haces sin salir de tu presente.

Y aunque el plan no garantice los resultados deseados, te ayudará a alcanzar tus metas.

Entonces, piensa: ¿por qué no aceptar aquello que no está bajo tu control? Asumir esta realidad es el primer paso hacia el cambio. Gestionar tu vida desde el presente, sin resistencia, sin sufrimiento, con determinación y propósito.

2) Cada momento es un regalo

No hay garantía de cuántas veces podrás vivir una experiencia y nuestro próximo momento no está garantizado: la última boda, la próxima Navidad, una conversación con un viejo amigo, una comida especial, etc.

Planifica según sea necesario, pero no lo hagas a costa de tu momento presente.

Planificar desde la presencia, alineando tus emociones, tus sueños y tus proyectos profesionales con sostenibilidad y confianza, con equilibrio y coherencia sin descuidar o desatender tu “¿por qué?”, o “¿para qué?”

3) Estar presente ayuda a reducir el estrés

Pensar demasiado en el futuro y el pasado suele ser estresante. El estrés deviene al pensar que no tenemos las herramientas o capacidades necesarias para gestionar una situación. Un poco de estrés puede ayudar, pero parte del estrés crónico causado por no vivir en el momento puede ser perjudicial para tu salud mental, física y emocional.

La planificación excesiva puede causar estrés innecesario. Es posible que no puedas permitirte meditar durante cinco horas al día y necesites planificar tu vida con anticipación, pero puedes reducir el estrés introduciendo pequeños cambios en tu vida.

Observa lo que experimentas cuando tu mente deja de vivir el momento presente y comienza a enfocarse en el futuro. Pregúntate si realmente necesitas este proceso de pensamiento. Observar y reconocer tus pensamientos te ayudará a dilucidar cuánto de verdad hay en ellos y el valor que les atribuyes.

Una buena iniciativa para el control del estrés es la meditación. Si quieres profundizar más en ello, puedes seguir las publicaciones y programas de Paloma García de la Fuente: Mindfullness y Calidad de Vida en @palomagdelafuente

4) Los planes quizá no salgan como esperas

¿Cuántas veces has intentado planificar algo pero no ha funcionado? ¿Qué hiciste cuando las cosas no salieron según lo planeado? ¿Te enfadaste o aceptaste la situación?

Una misión fallida. Esto es parte de la vida. No solo es imposible intentar planificar todas las etapas y áreas de la vida, sino que también puede ser perjudicial para la salud. Cuantos más planes hagas, más probable es que te sientas frustrado o molesto cuando no se cumplan. Un negocio que no fue como esperabas, es la mejor escuela y mayor aprendizaje.

Los proyectos empresariales, son organismos vivos y están sometidos a fluctuaciones, cambios, imprevistos, ajustes y desajustes.

No te estoy sugiriendo que detengas el plan porque no funcionó. Adáptate y reorganízate. Si te ayuda, haz un plan, pero no pierdas de vista quien eres, qué te trajo aquí, cual es el sueño que te impulsó a emprender tu propio proyecto. Vivir en el presente te hará más feliz, celebrar cada pequeño logro, te dará impulso y confianza. Estar realmente en el presente es uno de los mejores métodos (¿o quizás el único…?) para saborear la felicidad en tu vida en el único momento que tienes para hacerlo: AHORA.

Diferentes estudios están demostrando que vivir en el presente es una de las claves decisivas para logras mayor bienestar. Demasiada planificación a largo plazo impedirá que disfrutes de la belleza de la vida y su capacidad infinita de sorprenderte.

Recuerda que la incertidumbre es eso, no dar nada por cierto anticipadamente; que lo único seguro es la impermanencia y el cambio constante.  

Los resultados nunca están garantizados, puede que el plan no salga tal y como esperas, puede que se desvíe o que se quede corto por los resultados, o incluso que tus resultados o logros sean mejores de lo esperado.

Date permiso para soñar a lo grande, confía, cree en ti, en tus sueños, en tus proyectos personales y empresariales. Empieza a construir desde la certeza del cambio, del crecimiento del equilibrio integral contigo mismo.

Planifica con flexibilidad, aceptación y adaptabilidad a lo que hay momento a momento. No pierdas de vista tu objetivo y nunca te olvides de disfrutar el proceso en sí mismo, eso es la vida. Ahí no hay errores o aciertos, no existe el fracaso o el éxito.

“La esencia es estar PRESENTE en tu propia VIDA, con todo lo que ofrece a cada instante”

Opt In Image
¡¡Unete L&NM ahora!!

· Cuando creas que has tocado techo

· Si no sabes por dónde seguir

· Si crees que los resultados son mejorables pero no das con la tecla

· Si te has estancado y  lo modificas todo contínuamente...

¡SUSCRIBETE!

Y encuentra una solución rápida, viable y efectiva para tus objetivos.

PORQUE COMPARTIR ES AMPLIAR CONOCIMIENTO

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: José Ignacio Hernández Palomino.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Host-Fusion que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.